By Cristina Andrades

Querido cuerpo, te voy a descubrir.

 

Así se comienzan muchas historias en mi sofá turquesa. No se cuantas son las veces que he animado a chicas y chicos escribir cartas con este comienzo. Un pasito tan gigante, que a veces cuesta entender todo lo que puede esconder algo tan cotidiano como mirarnos en un espejo.

 

Durante años hemos pensado que el rechazo corporal y la obsesión por cumplir una delgadez como parámetro de belleza era exclusivo de las categorías diagnosticas de trastornos alimentarios o del llamado trastorno dismorfico corporal, sin embargo; más allá de la distorsión, todos somos vulnerables de poder encontrarnos ante una imagen corporal negativa y sufrir por ello.

 

¿Qué es la imagen corporal? Hay tres definiciones que se complementan entre ellas y que considero fundamentales para entender ese constructo. Una de las primeras definiciones que encontramos es la realizada por schilder,1935:

 

“La imagen corporal es la imagen que nos creamos en la mente sobre nuestro propio cuerpo, es decir, la forma en la que lo vemos”

 

Años más tarde, otros autores como son Cash y Pruzinsky, 1990 y Rosen 1992 incluyen el pensar y sentir sobre la imagen como parte de la definición:

 

“La imagen corporal incluye lo que cada uno piensa, siente, y  cómo se percibe y actúa, en relación con su propio cuerpo”

 

Y por último, es Natalia Seijoo, 2000 quien complementa todo lo anterior con nuestra historia de vida y el contexto que nos rodea:

 

“La imagen que cada persona tiene de sí misma no es innata, sino que depende de la propia experiencia y de la imagen proyectada que es percibida por los demás. todo lo que nos han dicho que somos y cómo nos han dicho que somos se vincula a nuestra imagen”

 

En las definiciones que comparto con vosotros no se hace referencia de forma exclusiva a las características negativas o a una imagen corporal dañada; sin embargo, es cierto que se trata de un continúe que se mueve desde la salud en nuestra imagen corporal hasta la llamada imagen corporal negativa.

 

Los dos componentes principales de la imagen corporal negativa son la insatisfacción y el rechazo. ¿Cuántas veces no has sentido que tu cuerpo no es suficiente? Esta insatisfacción viene promovida por la discrepancia entre el ideal de belleza corporal y la realidad que percibimos de nuestra figura; cuando la discrepancia es demasiado elevada se produce una insatisfacción que se acompaña de un rechazo corporal. Ambas características afectan a nuestra autoestima y nos limitan en nuestras acciones, por ejemplo, ¿Cuántas veces no hemos escuchado la frase “no puedo ir a la playa hasta que esté delgada”?.

 

En esta construcción de una imagen corporal negativa encontramos pensamientos relacionados con la docena sucia, de lo cual nos habló la compañera Gema en un antiguo post para el blog comete el mundo TCA ; pero también unas exigencias autoimpuestas que se nutren durante años del marketing, la presión social y la glorificación de la delgadez. Nuestra cabeza ha recibido y ha sido bombardeada por mensajes que nos enseñan y nos hacen creer que si no cumplimos determinados canones de belleza nuestros cuerpos carecen de validez suficiente para disfrutar de determinadas cosas como, por ejemplo, visitar una playa.  Sin embargo, olvidamos de esta forma que cuerpo, es aquello que nos permite la vida, pero que son muchas las veces que no le permitimos vivir en libertad.

 

Este permiso no es un camino sencillo, ni fácil; en numerosas ocasiones necesitan de un acompañamiento profesional, de un descubrimiento del mismo en el espejo y de un trabajo con los pensamientos y juicios que aparecen. Sin embargo, merece la pena ofrecernos esa oportunidad de sentir y vivir con el cuerpo que tenemos. La diversidad corporal ha sido ignorada y ocultada durante años pero al igual que todos somos diversos en nuestras características personales y gustos, lo somos también en nuestras características físicas.

Si crees que necesitas atención psicológica, infórmate de nuestros servicios en Centro Cristina Andrades de manera totalmente gratuita.