By Irene Villalón (Nutrición Lebrija)

No es una dieta, me estoy cuidando.

En consulta siempre trabajamos estrategias para mejorar la adherencia a los buenos hábitos. Así intentamos que se conviertan en eso, en hábito y se continúe aplicando lo aprendido. 

Por ello la importancia que le damos a no tomar el proceso cómo una dieta si no como un proceso de aprendizaje para llevar una vida y una alimentación más saludable.

Una de las cosas que más suele costar es compaginar unos buenos hábitos con la vida social y las comidas fuera. Normalmente una vida social con muchas salidas hace al principio más difícil romper con el ‘modo dieta’ y comenzar a verlo como un hábito. Además, suele entrar en juego que cuando se intentan hacer elecciones diferentes o reducir el consumo de alcohol alguna de las otras personas con las que compartimos mesa nos pregunté si estamos a dieta o queremos perder peso. Y en muchos casos da reparo decir que si por todas las connotaciones que puede tener decirlo.

Trabajando esto mismo fue una paciente la que me dió su mejor estrategia. Había comenzado a cambiar su forma de expresarlo. Ahora cuando le preguntaban respondía que no está a dieta, se está cuidando.

Cambiar la forma en la que nos expresamos nos ayuda a cambiar nuestra forma de pensar y ver las cosas.
Cuando hacemos un cambio de hábitos dejar de referirnos a ello como dieta, comer menos, esto no lo puedo comer, etc, nos ayuda a dejar de pensar en restricción, prohibiciones y sobretodo en algo temporal.

Irene Villalón
Dietista-Nutricionista

 
 
 
 

Si crees que necesitas atención nutricional. Infórmate de nuestros servicios en el Centro de Pisicología Cristina Andrades de manera totalmente gratuita.