Irene Villalón (Dietista-nutricionista)

 

A menudo hablamos de comer emocional desde el punto de vista psicológico. Nos olvidamos, que la nutrición (en muchos casos) tiene mucho que decir a este respecto. Hoy la dietista-nutricionista de nuestro centro y responsable del área de Nutrición Lebrija nos habla sobre  Comer emocional y antojos.

Se habla mucho de estos términos y suelen confundirse con facilidad incluso por muchos profesionales de la salud. 

 

Un antojo puede o no ser comer emocional, así como, el comer emocional va mucho más allá de un antojo. Todos tenemos antojo de algo concreto de vez en cuando y puede ser por varios motivos (algo que nos gusta y hace tiempo que no comemos, algun alimento concreto dulce, proteico o graso) sea un alimento más o menos saludable. Puede ser a causa de comer emocional o no. 

 

El comer emocional o hambre emocional es aquella que surge con unas características muy concretas y que no atiende totalmente a una respuesta fisiológica, sino a una respuesta emocional, ya sea positiva o negativa. Todos comemos emocionalmente alguna vez cuando estamos aburridos, cansados, hemos tenido un mal día, nos merecemos un premio o queremos celebrar algo. Es algo natural y cultural. Como @cristina_andrades me ha enseñado, el comer emocional es una herramienta para regular las emociones. Cuando es la única herramienta que la persona tiene para gestionar sus emociones puede convertirse en patológico y causar un gran sufrimiento en la persona y una mala relación con la comida. 

 

Cuando tenemos ante nosotros una persona con estas características, recomendarle solamente hacer otras actividades para evitar comer, solo logrará causarle frustración y mayor culpabilidad cuando coma al sentirse incapaz de controlar ese «antojo».

 

El comer emocional no se controla, se trata de aprender a gestionarlo, aprender a gestionar las emociones con herramientas diferentes a la comida y esto no podemos hacerlo solos como nutricionistas. Necesitamos derivar y trabajar en compañía del profesional de la psicología. 

 

Decir que el comer emocional es un antojo es ser reduccionista y podemos causar un gran daño en aquella persona que tiene un comer emocional patológico.

Si crees que necesitas atención por parte de nuestro equipo, puedes escribirnos a la recepción y concertar una cita informativa gratuita: 676593115.